Un vestido muy transparente con el que desfiló la modelo estadounidense Bella Hadid