Y es que cuando una famosa tan reconocible como Kendall Jenner va con una camiseta tan corta y sin llevar sujetador se convierte en carne de cañon para todos los paparazzi