Ese día Victoria Beckham no llevaba sujetador